Historia de la técnica fotográfica: Cianotipia

Seguimos con la invención de secciones “Historia de la técnica fotográfica“, como lo dice su nombre acá trataremos algunas de las técnicas  más importantes de la historia de la fotografía y sus proceso químicos. Para que realicen sus experimentos o conozcan como surgieron las distintas emulsiones de los pioneros de esta arte.

Cianotipia

La emulsión de la Cianotipia fue inventada por Sir John Herschel (1792-1871) en 1842. El descubrió que ciertas sales de hierro eran sensibles a la luz. Su nombre fue elegido por el intenso color azul (del griego cianos, azul oscuro) sobre el que aparece una imagen blanca. Fue conocido también con el nombre de Proceso Ferroprusiato.

A partir de 1880 la Cianotipia se utilizó para la reproducción de dibujos de arquitectura e ingeniería. Entre 1890 y 1900 muchos aficionados utilizaban el papel cianotípico, que ya se fabricaba industrialmente, para realizar pruebas por contacto de sus instantáneas.

La Cianotipia es quizás una de las técnicas del siglo XIX que mejores resultados da en la realización de fotogramas. Desde sus orígenes, la cianotipia consiste en impregnar el papel con sales de hierro para posteriormente ser utilizado en impresión de contacto. Al lavar el papel en agua surge la imagen en blanco sobre un fondo azul prusiano. La cianotipia, también conocida como “blueprint” (copia azul), generalmente se destinó a la realización de fotogramas durante el siglo XIX.

Debido a su bajo costo, es también apropiada para trabajar sobre grandes superficies sobre todo si se trata de tela, que aún siendo impermeabilizada, absorbe una gran cantidad de emulsión.

Una de las primeras usuarias de esta técnica fue la fotógrafa Anna Atkins (1799-1871), responsable por la publicación del primer libro ilustrado fotográficamente con esta técnica (Muestra del libro en foto inferior).

Atkins_cuerpoylente

Un dato curioso es que Sir John Herschel es el mismo que acuñó las palabras positivo, negativo, fotografía e instantánea. También se le atribuye, el descubrimiento en 1819 de una solución de tiosulfato de sodio (él cual se llamo hiposulfito de soda) que tenía la capacidad de disolver cloruro de plata y cumplía un rol principal para poder crear la fijación permanente de una imagen fotográfica. Esta importante información pasaría luego a Talbot para crear su Calotipo. Curiosamente Herschel no notifico oficialmente el hallazgo de la cianotipia hasta 1839.

Proceso Químico de la Cianotipia

– Se basa en la sensibilidad a la luz de las sales férricas.
– Produce imágenes de una bella tonalidad azul, siendo el proceso más económico y fácil ya que sólo intervienen dos productos: el ferricianuro potásico y el citrato férrico amoniacal.

Preparación:

Solución A:
Citrato férrico amoniacal (verde)………..25 g.
Agua destilada……………………………….100 cc.
(la variedad verde es más sensible que la marrón)
Solución B:
Ferricianuro potásico……………………….10 g.
Agua destilada………………………………100 cc.

 

Las soluciones guardadas por separado en envases opacos (frascos forrados de cartulina para que no entre la luz) pueden durar varios meses.
– Para su uso se mezclan a partes iguales a la luz de seguridad del laboratorio extendiéndose con un pincel o brocha sobre el soporte.
– La mezcla de A y B, solución sensibilizadora, sólo dura efectiva unos días.

Exposición a la luz:

– El soporte (papel) debe estar bien seco y es preferible impresionarlo enseguida, pues sólo se conserva unos días en total oscuridad.
– La capa sensible debe tener una coloración amarillo-verdosa.
– La impresión o “insolación” se realiza bajo la luz solar o por medio de la lámpara ultravioleta (también halógena pero es más tiempo de exposición) situada a unos 50cm.
– La exposición, que al sol durará como término medio unos 15 minutos, llega a su fin cuando las partes transparentes del negativo dejen ver una coloración gris azulada.

Revelado de la imagen:

– Terminada la exposición se sumerge la copia en agua apareciendo enseguida una coloración azul donde la luz ha actuado, eliminándose las sales férricas sobrantes.
– El lavado continúa hasta que desaparezca todo el velo amarillo de la imagen.
Para obtener unos blancos más puros e intensificar el color azul, se sumerge la copia en una solución de agua oxigenada.

A experimentar, eso es todo por ahora, si te gusto compartelo en facebook o twitter!

 

 

Ernesto Gutiérrez
Redes

Ernesto Gutiérrez

Diseñador gráfico de la Universidad de Chile, coleccionista de cámaras y fotógrafo ocasional.
Ernesto Gutiérrez
Redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *